Emoción y dolor ¿Las emociones duelen?

emoción y dolor

¡No te pierdas nada!
Si quieres estar al día de todo lo que te cuento, SUSCRÍBETE GRATIS

Recibirás un resumen de las últimas publicaciones y novedades sobre charlas, talleres e información de interés.

Conoce las ventajas para [email protected]

100% libre de SPAM

¿Emoción y dolor?

Anteriormente expliqué cómo el estrés se relaciona con la facilidad para lesionarnos. Es innegable que lo que nos pasa a nivel psicológico también nos afecta a nivel físico. A veces de manera casi imperceptible, otras provocando desajustes e incluso dolores y trastornos que médicamente no pueden explicarse, a lo que llamamos somatización.  ¿Cómo relacionamos emoción y dolor? ¿Las emociones duelen?

Yo me lo guiso, yo me lo como

Las personas que no hablan sobre sus emociones y que no se expresan, ya sea porque no son conscientes de sus emociones o no saben reconocerlas y expresarlas (alexitimia), ya sea porque creen que es algo suyo y tienen la creencia de «yo me lo guiso yo me lo como» por lo que no quieren mostrar qué les pasa ni pedir ayuda, tienden a acumular un malestar interno que acaba externalizándose a través de síntomas físicos.

Las teorías dicen…

Según la Teoría de la Inervación Concomitante (Alexander F. 1968), cuando inhibes una emoción, el sistema nervioso estimula en exceso y de manera crónica órganos y otras partes del cuerpo.  ¿Podría provocar este exceso de estimulación un trabajo forzado que acabe comportando molestias o un mal funcionamiento?

Otras teorías como la del Dr. John Sarno, explican que cuando hay ansiedad, miedo o sufrimiento que no logramos canalizar, el cerebro restringe levemente el flujo de sangre a los tejidos, reduciendo la cantidad de oxígeno disponible. Si se trata de un músculo o de un tendón, el resultado es el dolor, y si se trata de un nervio, el efecto puede ser hormigueo, entumecimiento, dolor o debilidad.

Consigue tusobjetivos

El círculo vicioso

El estrés, cuando se cronifica, provoca que la liberación de cortisol, una hormona que en exceso tiene efectos devastadores, afectando el sistema digestivo, la presión arterial, el sistema inmune y por lo tanto dejándonos más vulnerables.

Un cortisol elevado afecta también a la calidad del sueño, produciendo insomnio. Si no dormimos bien, no conseguimos fases del sueño REM, momento en que la musculatura se relaja, por lo que no llegaremos a descansar ni recuperarnos físicamente ya que los músculos conservarán continuamente algo de tensión, y si no descansamos bien nos sentiremos más agotados, más irritables, más estresados y por lo tanto fomentamos que el cortisol siga en aumento.

El cerebro emocional

Otra afectación importante es el hipocampo, parte de nuestro cerebro emocional relacionado con la memoria y encargado, entre otras funciones, de regular funciones vitales como el hambre, la sed, el placer, la ira y la respuesta al dolor. Por lo que si el estrés hace que segreguemos cortisol y el cortisol daña el hipotálamo… Puedes sacar tus propias conclusiones, pero una de las claves es que nuestra percepción y respuesta al dolor se verá alterada.

“Lo que cuenta, no es el dolor en sí mismo, si no lo que pienso y cómo lo vivo”. (Laroche F.- 2015)

Con esto quiero decir que, nuestra manera de afrontar las situaciones, si tenemos una actitud más o menos positiva, determinará como vivamos ese dolor. Que lo sintamos más o menos, que nos preocupemos y creamos que estamos enfermos o lesionados, que no le demos importancia, que busquemos soluciones, que nos quedemos «inválidos» o continuemos con nuestro ritmo de vida por igual.

¿Qué hacer?

  • Expresa tus emociones
  • Practica deporte para canalizar emociones
  • Detecta situaciones de estrés y ponte en acción
  • Utiliza técnicas de relajación habitualmente o cuando notes tensión
  • Descansa bien, respeta las horas de sueño
  • Contacta con un profesional para que pueda ayudarte en la gestión del tiempo, de las emociones y/o de situaciones difíciles.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.