Inteligencia emocional ¿Qué siento-cómo me siento?

Inteligencia emocional

¡No te pierdas nada!
Si quieres estar al día de todo lo que te cuento, SUSCRÍBETE GRATIS

Recibirás mensualmente un resumen de las últimas publicaciones y novedades sobre charlas, talleres e información de interés.

100% libre de SPAM

Las emociones dan significado a lo que vivimos. ¿Cómo afecta lo que sentimos a cómo nos sentimos?  ¿Qué es la Inteligencia emocional? 

Los recuerdos, la toma de decisiones, nuestro estado de ánimo, ver las cosas de un modo u otro, etc. Todo lo que nos pasa estará influenciado por las emociones vividas en cada momento. Pero ¿qué sucede cuando no las expresamos? Quizás porque no las detectamos, no las reconocemos o quizás porque no queremos que salgan a la luz…

Cuando reprimimos emociones, reprimimos una parte de nosotros.

En una relación quizás algo extraña pero útil, piensa en un niño al que no le permiten moverse, ni hablar, le hacen permanecer quieto y encerrado para que no moleste, se desata un torbellino, una pataleta, el crío se altera y se pone nervioso, irritable. Y finalmente, cuando puede salir, sale desbocado, soltando toda la adrenalina acumulada. ¿Puedes hacerte la idea?

Las emociones, encontrarán distintos modos de hacer su aparición estelar. A veces síntomas tan comunes como un dolor muscular, alteraciones gastrointestinales, fatiga, etc. Pueden ser curiosas vías de escape a las que el cuerpo reacciona para soltar esa acumulación emocional.

¿Y qué emociones solemos frustrar?

Mostrarse feliz no suele ser un inconveniente. La acumulación de ira suele ser una de las mayores causas de este desgaste. No expresar el miedo, aguantar y aguantar situaciones que nos provocan malestar sin apenas rechistar, esconder la tristeza, la sensación de impotencia sin búsqueda de alternativas, vivir en constante incertidumbre, la desilusión y desesperanza eterna,… hace que nuestro cuerpo, como su fuera un vaso, se vaya llenando de tensión y estrés… hasta que rebosa.

El malestar físico guarda una relación importante, quizás más importante de la que crees,con el malestar emocional.
Y esto, que podemos vivir en el día a día, puede acusarse también en la práctica deportiva con dolores físicos durante la práctica más allá de lo que podríamos entender por el entreno, lesiones crónicas sin causa aparente, malestares que justo aparecen en momentos críticos y otros percances. Para tener un buen rendimiento, o sin más, una práctica deportiva satisfactoria, tomar conciencia de este tema puede ser de vital importancia para no añadir sufrimiento innecesario a tu experiencia deportiva.

Inteligencia emocional

¿La clave? Inteligencia emocional

El modo de afrontar las situaciones. Qué actitud tenemos hacia lo que nos sucede determinará nuestra manera de sentirlo, nuestra manera de expresarlo y de vivirlo.

Aprende a reconocer tus emociones, a expresarlas, a canalizarlas positivamente sin ocultarlas, practica deporte para liberar tensión, concede importancia al descanso, relájate. Entrena tu Inteligencia emocional.

Si lo crees oportuno, ponte en contacto con un profesional para ayudarte a gestionar las emociones, el tiempo y solucionar problemas, para romper creencias que te limitan y ser capaz de buscar nuevas alternativas, para desarrollar un punto de vista más positivo, o simplemente, para sentir apoyo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.