¿Sabemos ganar?

meta

¡No te pierdas nada!
Si quieres estar al día de todo lo que te cuento, SUSCRÍBETE GRATIS

Recibirás mensualmente un resumen de las últimas publicaciones y novedades sobre charlas, talleres e información de interés.

100% libre de SPAM

¿Sabemos ganar? Pensarás…”Claro”, no? Y perder, ¿sabemos perder?

meta

Saber ganar implica aceptar tu triunfo y el del equipo que te rodea, agradecer el resultado y reconocer el esfuerzo del rival. Respeto, juego limpio, humildad, reconocimiento, sencillez.

Saber perder implica tolerar la frustración, reconociendo el esfuerzo propio y el mérito del contrincante.

Nos consideremos competitivos o no, estamos continuamente compitiendo: trabajo, estudios, sociedad y cómo no, en el deporte. “Competiciones” en las que normalmente ganas o pierdes. Cómo interpretes lo que está sucediendo, es decir, tu actitud hacia  lo que consideres que has conseguido, determinará que tus experiencias sean más o menos positivas y provechosas. Y es que puedes aprender tanto sea cual sea el resultado… Hacer una crítica constructiva de lo sucedido, a posteriori, nos permite tomar conciencia de qué hemos hecho bien y qué podemos corregir, aprendemos. Y esto es tanto cuando ganamos como cuando perdemos.

Para saber ganar necesitaremos valores como la constancia, la responsabilidad y la perseverancia. Esforzarnos y trabajar por objetivos para acercarnos a lo que deseamos hasta conseguir lo propuesto. Marcar objetivos y fijarnos en procedimientos, nos permite tener pequeños éxitos, nos permite aprender a ganar ganando.

Para aprender a perder, tenemos que perder. Asumir que no siempre se consigue lo que queríamos, a pesar de haber trabajado duro, ya que no absolutamente todo depende de nosotros. Enfadarnos, lamentarnos y echar las culpas al azar, a otras personas o a elementos externos sólo nos lleva a frustración, llevando a evitar las situaciones de competición o abandonar. No nos da margen de acción. Es lo que depende de nosotros en lo que deberemos centrarnos para mejorar y acercarnos al éxito, lo que nos permitirá aprender y crecer, aunque no siempre vaya acompañado del resultado deseado (quizás por el momento).

Sea cual sea el resultado, puedes preguntarte ¿Qué he aprendido hoy? ¿Qué puedo mejorar?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.