Confinamiento y adicción al deporte


¿Puede el confinamiento favorecer las adicciones? ¿Adicción al deporte?

Para dar respuesta a estas preguntas sobre confinamiento y adicción al deporte, primero voy a explicarte el mecanismo de adicción y su relación con el ejercicio físico:

Sabemos que con el deporte liberamos dopamina, entre otros neurotransmisores (serotonina, hormona antidiurética, hormona del crecimiento, adrenalina y noradrenalina, vasopresina), que interactúan con nuestro sistema de recompensa, induciéndonos bienestar, sentimientos de euforia, reducción del estrés y motivación para seguir practicando.

Sin embargo, el ejercicio físico excesivo puede perjudicarnos, tanto a nivel puntual (sobrecarga), como por posible conducta adictiva que se puede desencadenar si nuestro contexto externo y/o interno no es saludable.

Síndrome de adicción al ejercicio

El “síndrome de adicción al ejercicio”, no es un diagnóstico clínico ni forma parte del (DSM-V) (American Psychiatric Association, 2013). Sabemos que se trata de una conducta asociada a otros desórdenes mentales, particularmente a los trastornos corporales dismórficos y a los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) (Weinstein & Weinstein, 2014), así como a otras adicciones. Volumen de entrenamientos, frecuencia de lesiones, estresores, deseabilidad social, pensamiento obsesivo, etc. son algunos de los factores de riesgo que pueden hacernos susceptibles a todos.

Quiero dejar claro que el ejercicio NO es perjudicial. Sino que cualquier conducta que interactúe con nuestro sistema de recompensa puede ser candidata a convertirse en abusiva. 

Una adicción es una aberración del sistema de recompensa. De este modo, cuando el entorno, factores estresantes y hábitos de vida lo corrompen, reducen el interés y placer de fuentes naturales, necesitando otras formas más extremas e inmediatas en busca de esta gratificación. De hecho, se producen cambios estructurales en el cerebro que facilitan la impulsividad y pérdida de control (Huang et al., 2019).

¿Cuánto es demasiado ejercicio? ¿Dónde está el límite entre afición, entusiasmo y adicción? 

Tomando como referencia los criterios del DSM-V para las adicciones comportamentales (Downs et al., 2004; Hausenblas & Downs, 2002), podríamos identificarlo por: 

  • Incremento de la tolerancia(necesidad de más para sentir gratificación)
  • Síntomas de abstinencia
  • Pérdida de control 
  • Intención con la que se realiza (necesidad aprobación, evasión, aspecto físico…)
  • Tiempo excesivo dedicado al ejercicio
  • Dedicación excesiva (tanto por una reducción del tiempo para otras actividades, como por convertirse en el centro de los pensamientos)
  • Continuación del ejercicio a pesar de problemas físicos, psicológicos o interpersonales.

Siguiendo a Hausenblas et al. (2017), El confinamiento podría desencadenar una adicción al ejercicio. Con la idea de que el ejercicio mejora la salud y refuerza el sistema inmune, algunas personas podrían aumentar su esfuerzo por estar en forma como estrategia de prevención de la Covid-19 (Chamorro-Vina et al. 2013). A priori positivo, ¿no? 

Lim (2020) nos dice que durante el confinamiento, debido a la flexibilidad horaria y aumento del tiempo libre, pueden tratar de adaptarse a la situación y reducir el estrés asociado, sobreejercitándose, algo que podría desembocar en una obsesión insana.

¿Ahora ya te explicas mejor la relación entre confinamiento y adicción al deporte?

Menos espacio, distanciamiento social, cierre de instalaciones y aplazamiento de eventos, pueden exacerbar dificultades ya existentes, haciendo del deporte un arma de doble filo. Puede que [email protected] que no eran conscientes de tener una adicción al ejercicio u otros problemas, durante la cuarentena hayan tenido que lidiar con la ansiedad y/o ataques de pánico debido a la imposibilidad de ejercitarse en el exterior. Y para algunas personas, interrumpir la rutina, aún siendo excesiva, puede derivar en otras conductas perjudiciales y/o adictivas y en un aumento de la agresividad.

El trabajo emocional y del autocontrol es clave.

Tomar conciencia y pedir ayuda en estos casos es clave. El trabajo emocional y del autocontrol es clave, así como evitar otras sustancias adictivas y adquirir hábitos saludables que restauren el sistema de la recompensa. Seguir ejercitándose en casa con una planificación y respetando los descansos, puede ayudar a aflojar el apego al exceso de ejercicio. 

Queda claro que la pandemia por COVID-19 y el confinamiento como medida de seguridad han traído muchos cambios y consecuencias a nivel deportivo y en todas las áreas vitales. Entre ellas esta relación entre confinamiento y adicción al deporte.

Ante la incertidumbre, hacer ejercicio es necesario para mantener la salud, pero debemos enfocar el ejercicio no desde la obligación, sino recuperando los elementos de juego, diversión y bienestar.

¡No te pierdas nada!
Si quieres estar al día de todo lo que te cuento, SUSCRÍBETE GRATIS

Recibirás un resumen de las últimas publicaciones y novedades sobre charlas, talleres e información de interés.

Conoce las ventajas para [email protected]

100% libre de SPAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.